Otoño en los Alpes

octubre 30, 2019

En octubre, mi familia entra en un túnel del que no sale hasta Navidad. Es una época de mucha sobrecarga laboral y mucha logística para llegar a todo. Trabajar los dos a tiempo completo, vivir en mi caso lejos de la familia, querer compaginar la universidad con la fotografía, disfrutar de los niños, ver de vez en cuando a los amigos, ocuparse de la casa, hacer deporte, aunque sea poco, en definitiva, intentar seguir el ritmo del mundo en el que vivimos hace que las tensiones se acumulen y que estemos todos cada vez más cansados e irascibles.

En esos momentos, los Alpes son nuestra mejor medicina. Ahí todos somos felices. No hay distracciones que nos alejen de nosotros mismos. Los niños no piden la tele. Los mayores no tenemos nada más que hacer que respirar, contemplar la naturaleza, estar y sobre todo ser.

Eso hicimos el último fin de semana.

Correr por el bosque.

Hacer equilibrios sobre el tronco de un árbol.

Tirar piedrecitas al río.

Subirnos a los árboles.

Buscar hongos.

Pedirle a una vecina si podíamos entrar a su jardín a hacer una lluvia de hojas.

Explorar las callejuelas de Gryon.

Abrazarnos.

Estar.

Ser.

 

Los niños llevan ropa de la tienda online Young and Brave.

COMPARTIR
COMENTARIOS
EXPAND

Que montón de fotos bonitas! Me encanta la luz, los colores y paisajes de los Alpes y sobretodo sus caras de felicidad

Vaya paisaje bonito y qué preciosidad de fotos…

ADD A COMMENT