Un verano sin redes II

octubre 15, 2019

 %Site Name-%Image NamePublicar el último post me costó dos años y medio y es que no resulta nada fácil compartir temas tan personales. Al mismo tiempo, no concibo este espacio como un neutro escaparate de fotos, viajes y bonitismos. Mi vida también es eso, pero no solo. También está llena de escollos, sentimientos encontrados, preocupación por mis hijos; como la de todas, vamos; pero de tanto centrarnos en lo bueno, a veces podemos tener una visión errónea de la vida de los demás y sentirnos insatisfechos con la nuestra.

En definitiva, como os contaba en mi último post, la gestión del móvil es desde hace tiempo una preocupación: la pantalla me absorbe, me esclaviza e incluso, por momentos, me crea ansiedad. Cuando estoy nerviosa, aún lo consulto más y la bola de ansiedad se hace aún más grande.

Desde que empecé a darme cuenta, he ido cambiando cosas: quité todas las notificaciones (¿alguien en su sano juicio puede sobrevivir a las notificaciones?); me fijé un límite de tiempo para instagram (el fruto del pecado); intento limitar los momentos en los que mis hijos me ven con el móvil en la mano…

Aun así, mi relación con el móvil, sobre todo con redes sociales, seguía siendo ambigua: son fuentes de muchas alegrías y contacto con gente que nunca hubiera conocido de otro modo, pero también me crean mucha frustración. Seamos sinceros, eso de que el algoritmo enseñe una foto tuya y triunfes es un chute de dopamina; cuando, al día siguiente, no te ve ni el apuntador, es casi imposible no sentir un cierto punto de decepción y de frustración. ¿Es así o no?

Este verano precisamente me leí el libro de Marian Rojas Cómo hacer que te pasen cosas bonitas y uno de los temas que mejor trata es el de los efectos de las redes en el cerebro y nuestros niveles hormonales. Es brutal y totalmente científico: nos hemos vuelto esclavos de la dopamina que aportan los « me gusta ».

Todo esto y que, en el fondo, ya soy mayorcita para dejar que estas cosas se prolonguen demasiado, hizo que de camino en coche a mi pueblo estas vacaciones me quitara todas las redes sociales del móvil. Cuando se lo dije a mi marido, resopló sarcásticamente y me dijo que no iba a durar ni dos días.

Lo cierto es que duré casi dos meses y lo que me costó fue volver. Os cuento todo esto, queridos lectores, para que quede claro: hay esperanza. La cosa no es, en realidad, tan grave como lo pintaba en mi último post y, si esto es una adicción, no tuve mono durante el periodo de abstinencia.

Al contrario. No depender de la esclavitud de publicar, comentar, responder a comentarios, consultar la aplicación por inercia cincuenta veces al día (qué digo cincuenta…) hizo que me invadiera una placentera sensación de calma y libertad. También fue un alivio ver que no estaba tan «enganchada» como me parecía a mí. Supongo que el que deja de fumar tiene ganas irrefrenables de fumarse un cigarrillo los primeros días, ¿no? Os mentiría si os dijera que no me costó no compartir los maravillosos sitios que visitamos este verano, pero eso fue todo. Ahí se acabó mi adicción.

Este verano, me he levantado todos los días a hacer un ratito de yoga, a nadar y (dos días) a correr. He leído. He jugado (más) con mis hijos. Me he reído mucho con mi familia y amigos. Y, os voy a decir algo: eso es lo que solía hacer antes, no nos engañemos. Las redes nunca me impidieron hacer todas esas cosas que ya hacía antes. Pero este verano las he hecho sin ruidos. Sin distracciones de otro tipo.

Al acabar las vacaciones, me costó mucho decidir qué hacer. Cuando volví a instalarme instagram, tenía varios mensajes de familias que querían una sesión conmigo sin responder desde hacía semanas; me encantó volver a ver las fotos de mis cuentas favoritas y me llenó el alma que hubiera gente que se hubiera preocupado por mi ausencia. También había perdido casi 200 seguidores. Pero, sabéis qué, ya no me importa. Esta época de detox digital me ha hecho ver lo que importa y lo que no. El número de seguidores y de likes, no importa. La política de censura de instagram (que me quitó las fotos de mis hijos y los hijos de mis amigas en bañador porque se veía algún que otro pezón), no importa. Los bots y la compra de seguidores, no importa. El ser auténtico y compartir, importa. El aprender, importa. El apoyarse los unos a los otros en temas de educación de los hijos, por ejemplo, importa.

En conclusión, os animo a dar el paso de desconectaros durante una temporada y ver lo absurdo de estar hiperconectada las 24 horas del día; pero también os animo a volver, pero con un uso mucho más consciente.

(Y ya de paso, os enseño algunas fotos de nuestras vacaciones en Portugal, porque no me puedo resistir a que las veáis)

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

 %Site Name-%Image Name

COMPARTIR
COMENTARIOS
EXPAND
ADD A COMMENT